LA REVISION GINECOLÓGICA
La revisión ginecológica  es el evento central de la mayoría de los centros dedicados a esta especialidad.
Por suerte, en España - y así debería ser en todas partes- ya se ha logrado concienciar sobre la necesidad de acudir por lo menos una vez al año para realizarla.  A algunas mujeres les cuesta programarse y asistir porque se sienten bien, no hay enfermedad aparente y quieren evitar el "disgusto" de una exploración tan íntima.

 

 

 

      Yo les recomiendo que vayan porque el objetivo de esta consulta es adelantarnos a lo que pueda estar pasando de manera callada y detectar signos tempranos de enfermedades que son de excelente pronóstico cuando llegamos a tiempo. De todos modos, también les digo, en una gran mayoría de los casos los ginecólogos tenemos el gusto de llegar a la conclusión de que "todo está bien"; el problema está en que no podemos adivinar el momento en que se pasa a ser parte de la minoría.


       Cuando el especialista es acucioso también aprovecha este espacio para hacer un breve repaso de la salud global de su paciente; ejerce, por decirlo de alguna manera, de "médico de cabecera"; al fin y al cabo para muchas mujeres la visita al ginecólogo  es su único contacto con el médico  año tras año.

¿Que podemos evitar con una revisión anual Ginecológica? 

- Prevenir y detectar alteraciones del aparato reproductor. 

- Detectar de forma precoz el cáncer genital y el cáncer de mama

- Aclarar dudas sobre anticoncepción, preconcepción, cuidados y hábitos higiénicos del aparato reproductor. 

- Detectar  patología que todavía no ha provocado síntomas

- Mantener la fertilidad y evitar las infecciones de transmisión sexual.


Bueno... a revisarse si aún no lo han hecho y no olviden mi muletilla:

confianza es la clave en la relación paciente-médico.