Es una técnica que consiste en la inyección local de distintos productos con efecto masa, con el fin de corregir una depresión, cicatriz, surco, arruga o simplemente, aumentar el volumen de la zona inyectada (labios, pómulos, mejillas o mentón). Los materiales pueden ser reabsorbibles (ácido hialurónico, hidroxiapatita cálcica).

Cada producto tiene especificaciones diferentes que los harán más o menos apropiados para determinadas zonas o características del paciente. Este tratamiento requiere muy pocos cuidados; durante algunos días hay que aplicar protección solar, se puede poner frío sobre la zona tratada, así como pomadas contra los hematomas. El resultado final no se puede valorar inmediatamente, sino pasado cierto tiempo.

Preguntas Frecuentes

¿En qué consiste la técnica? 

Consiste en alojar pequeñas cantidades del producto adecuado en el interior de la piel por medio de una inyección intradérmica. El ácido hialurónico es una molécula presente en todos los tejidos vivos por lo que se integra de manera natural en tejido dérmico y es reabsorbible. Por ello es hoy el relleno más seguro. Además tiene la ventaja de no necesitar prueba de alergia y de ofrecer gran seguridad en su uso.

¿Cuánto tiempo dura su efecto?

 El ácido hialurónico es reabsorbible, por lo que dura entre seis y ocho meses, aunque según su densidad puede llegar hasta los 12 meses.

¿Qué zonas se pueden rellenar?

 Se utiliza para restituir el volumen a nivel de labios, surcos nasolabiales y arrugas peribucales. También se puede emplear  para difuminar su relieve o bien modelar el contorno de los labios, mejillas etc.

¿Se puede usar junto con el toxina botulínica?

 Sí, de hecho normalmente utilizamos toxina botulínica en las arrugas en el tercio superior de la cara, ácido hialurónico en las arrugas del tercio medio e inferior de la cara. También se puede combinar con  otros tratamientos para revitalizar la piel de la cara, cuello, escote y manos.

Tratamiento de hidratación de labios con skinbooster