Unos pezones demasiado grandes se pueden reducir. Un pezón puede estar deformado o invertido. La cirugía cosmética del pezón puede ser la solución. Cada problema requiere de un enfoque individual. El cirujano tratará con usted las posibilidades y le informará sobre el resultado que puede esperar.

   Los pezones suelen desempeñar un papel importante en el bienestar general. Las imperfecciones, como los pezones invertidos, demasiado abultados o demasiado sensibles, tanto en hombres como en mujeres, se pueden corregir con cirugía estética.

Aproximadamente el 2% de la población femenina presenta problemas de al menos 1 pezón invertido. También la forma y el tamaño de ambos pezones pueden ser diferentes.

as anormalidades o irregularidades pueden ocasionar un problema de autoestima. En muchos casos, los pezones invertidos pueden ser congénitos. Existen 3 grados de inversión del pezón. Las mujeres con una inversión de pezón de tercer grado suelen sufrir infecciones, erupciones o problemas de higiene.

 

Tipos

Existen diversas formas de pezones invertidos. Un pezón sólo se puede formar en el nacimiento y se puede invertir desde la pubertad. En algunas ocasiones, el cirujano deberá eliminar los conductos de leche hacia el pezón para corregirlo. En ese caso, ya no podrá amamantar.

Un pezón con una forma normal también se puede invertir. El pezón se puede extraer y se puede sujetar con un lazo. Después de esta intervención podrá seguir amamantando. Los conductos de leche permanecen intactos.

A veces, los pezones invertidos pueden ser tan persistentes, que se pueden volver a retraer incluso después de la cirugía. En este caso, una prótesis de pezón puede ofrecer un buen resultado. La prótesis sujeta el pezón para que este no se vuelva a retraer. Esta técnica sólo se utiliza como cirugía secundaria. Además, un implante siempre tiene la posibilidad de que se produzca un rechazo o infección.

El cirujano plástico puede determinar qué parte del pezón se debe corregir.

La mayor parte de las correcciones de pezón se pueden realizar con anestesia local.

Riesgos

Como en cualquier tipo de cirugía, estas intervenciones conllevan riesgos. Las complicaciones incluyen: reinversión, infección, daños en los tejidos, hemorragias y reacciones adversas a la anestesia. La intervención puede resultar en cicatrices visibles, pigmentación permanente, trastornos de la sensibilidad o pezones diferentes. Si se vuelve a producir la inversión del pezón o si la asimetría es clara, puede resultar necesario realizar una segunda intervención. En determinadas ocasiones, las mujeres pueden seguir amamantando, mientras que para otras esto resulta imposible.

Normalmente, las consecuencias de las complicaciones se pueden corregir con una o más intervenciones complementarias. Es muy excepcional, pero se puede producir una lesión permanente.

Antes de someterse a una intervención es muy importante que está bien informada. Su médico es la mejor fuente de información y le informará con detalle sobre los riesgos generales de una intervención determinada, pero en especial puede considerar su riesgo individual.


postratamiento y recuperación

Los primeros días después de una corrección de pezones podrían ser complicados. El uso de analgésicos podría ser de ayuda, por ejemplo, paracetamol. Transcurridas 24 a 48 horas de la operación podrá reincorporarse a sus actividades diarias. En Wellness Kliniek se utilizan suturas solubles para evitar que la retirada de los puntos resulte dolorosa.