El trasplante de tejido adiposo a la cara. Actualmente una la técnica muy utilizada, gracias a la buena vascularización de la cara  logrando que los injertos sobrevivan en la gran mayoría de los casos

Indicaciones

Tratamiento de la lipodistrofia por retrovirales, en las personas infectadas por VIH.

Tratamientos en malformaciones congénitas, atrofias faciales postquirúrgicas después de traumatismos, tratamiento en enfermedades como la de Rombert.

Y como técnica antienvejecimiento Sabemos que en el transcurso de los años la cara pierde volumen, el contorno pierde su forma natural.

El lipofilling es una magnífica técnica para restaurar los contornos faciales, consiguiendo reconstruir los volúmenes perdidos y eliminar el aspecto de esqueleto de la cara.

La operación de lipofilling se lleva a cabo con anestesia local y sedación en función del volumen que tengamos que extraer e inyectar.

Las zonas donantes normalmente son abdomen o cartucheras, por su fácil acceso, el cual se inyecta en la cara con cánulas traumáticas.

El tejido adiposo no se absorbe. Las células injertadas viven en el tejido donde se han injertado perdiendo en uy pocas ocasiones el volumen.

La gran ventaja del tejido adiposo es su ubicuidad, de fácil obtención y que no produce ninguna reacción alérgica o de rechazo.

El hinchazón y los hematomas, se producen siempre y se resuelven entre 7 y 15 días en función de la persona.

Efectos secundarios

 No suelen quedar irregularidades aunque a veces hay que retocar la zona al cabo de los 4-6 meses si hace falta más volumen o procurar más simetría.