Dermolipectomía Braquial

¿Qué es una Dermolipectomía Braquial?

   Se trata de una sencilla intervención quirúrgica con la que eliminamos el sobrante de grasa y piel de la cara interna de los brazos.

Cuando existe este exceso, en muchos casos podemos solucionarlo con una liposucción, pero hay algunos casos en los que el sobrante de piel y la flacidez son tan importantes que la liposucción no es suficiente para garantizar un buen resultado. En estos pacientes, debemos realizar una dermolipectomía braquial o lifting braquial y eliminar quirúrgicamente el sobrante de grasa y piel.

 

¿En qué consiste la Dermolipectomía Braquial?

   Esta intervención se suele realizar mediante anestesia local y sedación suave, sin que requiera ingreso en clínica.

En algunos casos, por su gran volumen, o por la combinación con otras intervenciones sobre las piernas o abdomen inferior, o por deseo del paciente, se realiza mediante anestesia general o locorregional, lo cual puede requerir en algunos casos una corta estancia hospitalaria.

Para realizar esta intervención, es necesario realizar una incisión que incluye toda la cara interna del brazo y que se prolonga desde el codo hasta la axila.

Es una cicatriz algo visible, pero se realiza en los casos que las ventajas de realizarla son mucho más importantes que dicha cicatriz.

 

Postoperatorio

   El dolor postoperatorio del lifting braquial es habitualmente leve, desapareciendo a las 24-48 horas. Requiere analgesia suave. En algunos casos permanece una ligera molestia, que desaparece en la primera semana.

Se suelen retirar los puntos de papel a los 7-10 días. El hematoma que puede aparecer en la cada interna de los brazos acostumbra a desaparecer como máximo a los 14 días. Siempre hay una hinchazón de la zona que persiste durante 2-3 semanas, desapareciendo gradualmente hasta el segundo mes. El resultado definitivo del contorno del brazo se consigue a los 3-5 meses, aunque la maduración de la cicatriz se completa a los 12 meses. Deben seguir control postoperatorio durante un mínimo de 6 meses.

La baja laboral mínima para esta intervención es de 5 a 7 días. En los casos en que se realicen trabajos o actividades de gran esfuerzo físico, pueden requerir una baja de 10-14 días. Se debe llevar a una faja especial durante 4 semanas, día y noche.

 

Riesgos de la Dermolipectomía Braquial

Hematoma: Siempre suele haber un hematoma discreto en la zona intervenida, sobretodo si se combina con liposucción. Es rarísimo que exista un hematoma que requiera un drenaje de la sangre acumulada.

Infección: Muy rara. Puede requerir antibióticos, y un retoque quirúrgico de la cicatriz con anestesia local.

Seroma: Es un cúmulo de líquido amarillento que drena por la incisión. No es habitual que ocurra, pero si ocurre no es grave y se cura espontáneamente en unos días.

Dehiscencia de la cicatriz: Puede ocurrir una separación de los bordes de la herida después de la intervención, y si ocurre, generalmente es siempre en la zona más posterior de la incisión. Obligaría a un tratamiento con pomadas antibióticas durante unos días, cerrando espontáneamente, y generalmente no requieren ningún tratamiento corrector de la cicatriz.

Alteraciones de la cicatrización: En algunos casos la cicatriz puede ser algo visible, desplazándose en unas semanas por debajo del pliegue original. En estos casos puede haber cicatrices visibles, dependiendo del tipo de cicatrización de cada paciente, y requiriendo tratamientos complementarios de las cicatrices.