Higiene facial profunda

La higiene facial profunda es uno de los servicios más demandados en la cabina de estética. Estarás de acuerdo conmigo que no es lo mismo hacerlo en casa que acudir a un centro especializado, el principal y primer motivo, es que no podemos comparar el placer y relax que se siente cuando te miman con hacértelo tu misma. Por descontado que la eficacia de una higiene facial profesional es mucho mayor que la que te puedas hacer en casa.

Una limpieza facial es un tratamiento destinado a limpiar el rostro con el fin de eliminar las impurezas de la piel, las células muertas y los famosos puntos negros o comedones.

 

¿Qué conseguimos?

  • Activar el proceso de renovación celular (eliminar la capa más externa de la epidermis de células muertas y conseguir de esa

       forma una nueva piel más nueva y luminosa).

  • Preparar la piel para que los productos que apliquemos tras la limpieza tengan una máxima eficacia.

  • Mejorar el aspecto de la piel y conseguir un efecto relajante.

A continuación te mostraremos por qué es importante que te hagas una limpieza profesional 

  • Elimina profundamente toda la piel muerta y otras impurezas. Tu piel puede verse limpia por fuera cuando te la lavas pero los limpiadores comunes no eliminan las impurezas que pueden estar en lo más profundo de la piel y que crean problemas como acné. Los faciales utilizan limpiadores especializados para sacar todo lo que puede generar problemas en tu piel.

 

  • Retrasa el envejecimiento. Las cremas y productos faciales especializados cuentan con agentes específicamente diseñados para mejorar la producción de colágeno en la piel, aligerar la profundidad de las arrugas y darle mayor brillo a la piel.

 

  • Equilibra el Ph. Cuando el Ph está equilibrado los problemas como el exceso de grasa, enrojecimiento, resequedad, etc van desapareciendo gradualmente.

 

  • Dilata los poros. El acné y los puntos negros son señales de que tus poros necesitan una limpieza: los faciales profesionales usan productos que permiten liberarlos y limpiarlos para un cutis más parejo.

 

  • Permite la oxigenación de la piel. Para que tu piel se regenere en la noche necesita respirar pero cuando los poros están tapados no puede. Una vez que está liberada, el proceso de regeneración vuelve a su estado natural, permitiendo que la piel se repare.

¿ COMO ES EL TRATAMIENTO ?

Antes de realizar una limpieza facial, evaluamos el tipo de piel para ajustar el tratamiento necesario.

Cada tipo de piel, bien sea seca, grasa o mixta, tiene unas características concretas y, por lo tanto, unas necesidades diferentes.

Una vez identificado el tipo de piel, comenzaremos con la higiene propiamente dicha.

La limpieza de cutis incluye una primera limpieza para retirar la suciedad más superficial y una exfoliación para desincrustar las impurezas más profundas. Además,

Es necesario realizar otros procesos como peelings, terapia de inducción del colágeno o mesoterapia facial con vitaminas y ácido hilurónico, entre otros tratamientos.

La higiene facial debe hacerse con un intervalo de 1 a 3 meses. Dependiendo del tipo de piel y de factores como la presencia de acné, personas fumadoras, edad, etc…