También conocida popularmente como desvitalización, “matar el nervio” o tratamiento de conductos, es la técnica consistente en la remoción de la pulpa que se encuentra en el interior de el diente. Se realiza cuando la pieza está demasiado afectada por caries o traumatismos dentales, y es la última posibilidad para salvar nuestro diente.

 

¿ Cuándo se debe desvitalizar un diente?

   Cuando existan caries profundas, dolor constante, infecciones dentales, exposiciones pulpares por culpa de un golpe y/o en aquellos casos donde el nervio dental esté necrosado.

 

¿ Por qué puede doler un diente desvitalizado si no tiene nervio?

   A pesar de nuestros esfuerzos, los dientes tienen anatomías muy complejas y a veces es imposible limpiarlos al 100% quedando bacterias sin eliminar. Otras veces se producen fracturas en los dientes desvitalizados que al ir progresando, van doliendo o simplemente la infección original está tan desarrollada que es imposible eliminarla.

 

¿ Se debe proteger los dientes desvitalizados?

   Si al desvitalizar un diente  más del 50% de la estructura está destruida, se recomienda colocar postes y coronas dentales para evitar que el diente se rompa con facilidad, ya que aunque no seamos conscientes de ello, sometemos a nuestra boca a muchísimas presiones a diario.

NO esperes a que te duela

Si notas cambio de color, sensiblidad, mal olor o molestias al masticar, visita a tu odontólogo

Evitarás la posible pérdida de la pieza y ahorrarás futuras molestias y dinero.