Otra de las aplicaciones más importantes del drenaje linfático se centra en los procesos postoperatorios de intervenciones de cirugía estética, ya que contribuye a acelerar la curación de los tejidos, evita que se produzcan edemas, reduce la inflamación y el dolor y aumenta la calidad de la cicatriz.

Ventajas:

drenaje linfático es un tipo de masaje, suave y ligero, que se aplica sobre el sistema circulatorio y cuyo objetivo es movilizar los líquidos del organismo para favorecer la eliminación de las sustancias de deshecho y toxicas de nuestro organismo. De ahí que una de las principales aplicaciones del drenaje linfático sea en la retención de líquidos, aunque en la medicina estética también se utiliza en el tratamiento de la celulitis, los problemas de circulación, las piernas cansadas, los procesos de cicatrización, el acné, los edemas, etc.

Los beneficios del drenaje linfático en todos estos campos se debe a que:

  • Ayuda a reabsorber los líquidos.

  • Tiene una acción sedante sobre el dolor.

  • Reduce la inflamación.

  • Contribuye a mejorar las defensas del organismo.

  • Produce un efecto de relajación, por lo que se recomienda para situaciones de estrés.

El drenaje linfático es un buen tratamiento para la piel, ya que favorece la circulación de la sangre ayudando a que no se formen bolsas y arrugas. Normalmente, dependiendo del tipo de problema para el que se requiera el masaje, se pueden necesitar hasta diez sesiones de una duración de aproximadamente una hora para que los efectos sean perceptibles.

Masajes anticelulíticos

Estos masajes tienen que ser fuertes y con manipulaciones rápidas y contundentes, ya que deben deshacer los nódulos celulíticos a fin de que nuestra piel esté más firme y cuidada.

Las principales funciones del masaje anticelulítico son abrir los poros, movilizar el sistema linfático, romper la grasa y facilitar la penetración de los productos cosméticos que se usan con esta finalidad. Además permite mejorar la circulación venosa y linfática, el tono muscular y el aspecto de la piel, a la vez que aumenta la oxigenación y la salida de sustancias de desecho.

 

La clave de un buen masaje anticelulítico es movilizar el tejido adiposo en sentido ascendente para que vaya al riñón y sea desechado por la orina.

Hay varios factores que pueden provocar celulitis, como son la alimentación, la vida sedentaria, causas hereditarias, causas emocionales y, sobre todo, desequilibrio hormonal. El factor hormonal es determinante a padecer celulitis, ya que durante la menstruación y el embarazo, cuando hay una mayor secreción de estrógenos, se favorece la retención de líquidos. También incide el uso prolongado de píldoras anticonceptivas.

Los masaje anticelulíticos y el drenaje linfático son de gran efectividad en el tratamiento de la celulitis si se realizan de forma correcta y frecuente. Combinados con dietas y ejercicio físico pueden conseguir que la celulitis se disipe e incluso desaparezca.