¿Qué es una Rinoplastia?

Es un procedimiento quirúrgico que cuenta con diversas técnicas para corregir los defectos estéticos o funcionales que afectan a la nariz, ya sea desde el nacimiento o por traumatismos o intervenciones anteriores sobre la misma, con la que se consigue crear una nariz armónica con la cara del paciente.

 

¿En qué consiste la Rinoplastia?

Consiste en realizar unas incisiones en el interior de la nariz, de tal forma que no hay ninguna cicatriz externa visible, también conocida como una vía de abordaje cerrada. Por estas incisiones se puede tallar y modelar los huesos y cartílagos de la nariz configurando una nueva estructura. De esta forma la piel y tegumentos se retraen y adaptan hasta conseguir la forma deseada.

No siempre la Rinoplastia ha de ser reductiva, en ocasiones será conveniente aumentar su tamaño para dar más relieve a la punta, para levantar el dorso o para corregir deformidades congénitas o traumáticas. En estos casos puede ser necesario el colocar injertos de tejidos tomados del propio paciente para dar forma o sostén a la nariz.

En caso de requerirlo se efectuará la plastia del tabique con lo cual se restaurará la correcta respiración, y se eliminarán las molestias consecuentes.

Esta intervención se realiza generalmente con anestesia general, y un corto ingreso en la clínica.

En algunos casos en los que solo remodelamos la punta cartilaginosa de la nariz, se puede realizar dicho tratamiento con anestesia local, y sin ingreso hospitalario.

Postoperatorio

El taponamiento se retira a las 24 horas de la cirugía y al 3er día si se trabaja el tabique nasal, la maniobra no resulta en absoluto molesta si se efectúa con el debido cuidado.

Al retirar definitivamente la férula, la nariz tiene una hinchazón más o menos importante, pero ya se puede intuir en el cambio de la forma de la misma. Este edema baja progresivamente de arriba abajo durante los 3-4 primeros meses, siendo la punta nasal la ultima en deshincharse. Por todo esto no se valora el resultado definitivo hasta el tercer o cuarto mes, e incluso en raros casos puede retrasarse dicha evolución hasta los 6 meses.

 

Riesgos de la Rinoplastia

Como toda intervención quirúrgica, hay unas características evolutivas específicas y unos mínimos riesgos de complicaciones en las mismas. Aunque la inmensa mayoría de los pacientes no sufren dichas complicaciones, usted ha de conocerlas y ser informado de ellas.

Siempre hay un hematoma que engloba los párpados inferiores y en pocos casos, puede englobar parte de la cara. Desaparece espontáneamente en 7-10 días.

Las infecciones son muy poco frecuentes. Puede requerir antibióticos para su tratamiento.

Alteraciones de la pirámide nasal: En casos muy seleccionados pueden haber alteraciones en el resultado, como son una desviación lateral de la nariz, o un crecimiento del dorso nasal generalmente de tipo cicatricial.

En muy pocos casos pueden requerir un retoque quirúrgico, generalmente con anestesia local, y nunca antes de 8 meses después de la Rinoplastia.

Otros problemas: El sangrado nasal postoperatorio, lesiones de estructuras profundas, dolor crónico, o perforaciones del tabique nasal, dificultades respiratorias nasales, están descritos como casos excepcionales en la literatura médica.