¿Qué es una Blefaroplastia?

Es una intervención quirúrgica para eliminar la piel excedente del parpado superior y las bolsas grasas del parpado inferior, lo que le da una nueva brillantez a la mirada y un aire joven a los ojos e incluso puede mejorar la visión en las personas mayores que presentan un exceso importante de parpado superior que cae sobre el ojo.

Es importante saber que la Blefaroplastia, como procedimiento aislado, no elimina las “patas de gallo” u otras arrugas de la cara, ni tampoco levanta las “cejas caídas”. Para mejorar estos problemas necesitamos otras técnicas adicionales que se pueden realizar en la mayoría de los casos, en la misma intervención quirúrgica.

 

¿En qué consiste la intervención?

La Blefaroplastia clásica consiste en hacer una incisión cutánea en el pliegue del parpado superior, acompañada de otra incisión cutánea, un milímetro por debajo de la línea de las pestañas del párpado inferior.

La Blefaroplastia transconjuntival, consiste en hacer la misma incisión cutánea en el párpado superior, pero con un abordaje a través de las conjuntiva para las bolsas inferiores, sin incisión en la piel del párpado inferior (es el tratamiento de elección en el nombre, y en los pacientes con poco sobrante cutáneo del párpado inferior).

Una vez extraída la grasa y/o la piel sobrante de los párpados, suturamos las incisiones quedando una mínima cicatriz que suele ser invisible al cabo de tres meses o antes.

Se realiza normalmente con anestesia local y una sedación suave.

 

¿Cuánto es la duración de la operación?

El tiempo estimado de intervención es de 60 a 90 minutos.

 

Postoperatorio

El dolor postoperatorio es habitualmente mínimo, y el poco dolor que hay habitualmente desaparece en las primeras 24 horas. Requiere una analgesia suave.

Se suelen retirar los puntos a los 5 – 7 días, restando en este momento un pequeño hematoma en la parte inferior de los párpados, pero permite el maquillaje del mismo hasta su total desaparición, y en caso de exposición solar, un filtro de protección. El resultado final se consigue a los tres meses, debiendo seguir controles postoperatorios durante este tiempo.

​​​

 

​​​

Riesgos

Como toda intervención quirúrgica, hay unas características evolutivas específicas y unos mínimos riesgos de complicaciones en las mismas. Aunque la inmensa mayoría de los pacientes no sufren dichas complicaciones, usted ha de conocerlas y ser informado de ellas.

El hematoma en los párpados,  se produce en todos los casos y normalmente dura de 5 a 7 días, sobre todo en el párpado inferior. Tiende a desaparecer espontáneamente.

Infección: Es muy infrecuente, pero se ha de citar. Nosotros realizamos profilaxis antibiótica para evitar su aparición.

 Se considera la zona del cuerpo con mejor cicatrización del cuerpo humano, es casi imposible que tengamos una cicatriz anormal en esta zona, si los cuidados son los adecuados.