Gluteoplastía

¿Qué es una Gluteoplastía?

Es una intervención quirúrgica mediante una implantación de prótesis en las nalgas y sirve para mejorar el tamaño y forma de los glúteos.

¿En que consiste la intervención?

Es una intervención con un resultado inmediato, al día siguiente, y con un grado alto de satisfacción del paciente. Hay varios tipos de prótesis, con distintas formas y tamaños, por lo que se pueden individualizar los resultados para cada caso.

 

En general la intervención se suele realizar con anestesia general de corta duración. Se realiza una incisión de 5 a 6 centímetros de longitud, en su mayor parte en el surco que hay entre los dos glúteos, siendo en general una zona en la cual la cicatriz es muy poco visible.

Las prótesis se colocan en la zona más profunda del músculo glúteo mayor con lo cual conseguimos que no se note al tacto.

Antes de realizar esta intervención, debe seguir unos consejos:

  • No debe tomar aspirinas 15 días antes y 15 días después de la intervención.

  • Debe tomar antibióticos dos días antes y 7 días después de la intervención.

  • Se debe lavar la zona anal y peritoneal con jabón antiséptico dos veces al día los días previos a la intervención.

 

Riesgos de la Gluteoplastía

Hematoma: Generalmente siempre hay un pequeño hematoma superficial de caracter normal.

Infección: Es poco frecuente. Realizamos profilaxis con antibióticos para evitarla iniciando el día previo hasta diez días después de la colocación del implante.

Cápsula: Es la membrana que se produce alrededor del implante. Normalmente la membrana es delgada aunque en algún caso puede hacerse gruesa. Ello depende de la cicatrización interna del paciente, pero con las prótesis modernas es muy raro. Si así fuera, podría comportar la necesidad de realizar ultrasonidos en la consulta.